Peace and Food

Con el lema «Peace & Food» («Paz y comida»), la organización World Central Kitchen del chef José Andres, ha pedido ayuda a los ciudadanos de todo el mundo para que colaboren en esta campaña en la frontera de Polonia con Ucrania, con donativos a través de Bizum en el número 03843.

Junto a una imagen de una ración diaria de comida, WCK señala que esa foto «no es solo un plato», “Es un símbolo que representa algo que jamás debería faltar pero que está faltando. Puedes llamarlo paz. Pero es, ante todo, comida», resaltan en su mensaje.

Cientos de miles de personas están huyendo de la guerra de Ucrania, muchos de ellos cruzando la frontera polaca -ya han llegado más de 575.000 personas, según datos de la Guardia Fronteriza de Polonia.

Todas esas personas, resaltaba en su comunicado WCK, «quieren paz» pero mientras llega «necesitan comida». Y con solo 2 € al día se les puede dar un plato completo.

Una de las últimas contribuciones recibidas por WCK son más de 40 toneladas de ayuda humanitaria que llegaron a Rzeszów (sureste de Polonia) en un avión fletado por Correos desde Madrid. La carga incluía material para cocinas móviles con capacidad para 30.000 comidas al día, además de contenedores para mantener la comida caliente en la distribución a Ucrania y albergues de refugiados en Polonia.

Desde la cocina central de Madrid, en Vallecas, “se están enviando miles de raciones de comida y han salido también alimentos que llegan directos a las ciudades ucranianas”, cuenta Pepa Muñoz, presidenta de FACYRE, y colaboradora activa de WCK. También se ha activado una cocina en Pozuelo de Alarcón (Madrid) para recibir a refugiados que van llegando a nuestro país con un plato de comida.

El conflicto tristemente sigue, el número de refugiados aumenta cada día, nos siguen necesitando, por poco que podamos aportar.