Cristal de Murano, una tradición centenaria

En nuestro viaje a Italia pudimos conocer las maravillas que se hacen con Cristal de Murano. El arte del vidrio tiene su máximo esplendor en MuranoVenecia, desde donde se exporta a todo el mundo desde esta pequeña isla veneciana donde este arte nació en el siglo VIII.

Se dice que la tradición de objetos de cristal se remonta al antiguo Egipto y que llegó a los romanos para adornar las casas nobles y, a través de los siglos, gracias a la influencia árabe y asiática, se desarrolló un arte propiamente dicho. Esto sucedió en Venecia cuando, para prevenir los incendios en tierra firme causados por el proceso de elaboración del vidrio, la isla de Murano fue elegida como fábrica “flotante”.

Existe la leyenda de que a los artesanos del cristal de Murano les estaba prohibido abandonar Venecia para que no divulgaran los secretos tan bien guardados de su arte, pero aun así muchos emigraron de Murano y abrieron talleres en otros países de Europa. Fue así como cada país desarrolló sus piezas basadas en el modelo veneciano.

Es imposible visitar la isla y no llevarse algún objeto de esta delicada artesanía como recuerdo. Te sorprende de igual manera las obras más grandes, por su tamaño, como las más pequeñas por la precisión de sus detalles.