Fundación Tribu Kifaru

Esta semana, acompañado de Pilar Carrizosa y Pedro Grifol, asistí a la interesantísima conferencia organizada por mi querida Carla de Bulgaria e impartida por Dani Serralta con el título «Deben seguir con nosotros».

En la conferencia nos contaron el trabajo que desde la Fundación Tribu Kifaru, hacen para luchar contra la caza furtiva y porteger así a los rinocerontes y otros animales en peligro de extinción en África.

Dani, es explorador y aventurero en Africa y con su empresa Ankawa Safari en Livingstone, se dedica a organizar viajes, rutas aventureras, interacciones con animales salvajes y experiencias únicas en ese continente. Por sus conocimientos y experiencia, es uno de los profesionales con mayor prestigio internacional.

Por lo vivido en cada uno de esos viajes y experiencias, ha terminado locamente enamorado de esa maravillosa y salvaje tierra, y participa en proyectos de protección y conservación de animales.

Desde hace varios años trabaja por la conservación de la vida salvaje y proteger a los animales más vulnerables contra la caza furtiva, dentro de los parques nacionales donde es ilegal, de los rinocerontes, y otros animales salvajes en peligro de extinción, que también forman parte de este planeta y que todos debemos proteger.
Junto a él, unicamente 35 valientes Rangers, con escasos recursos para hacer frente a la vigilancia de un territorio de 3.000 km2 donde penetran los furtivos para arrancar los cuernos a rinocerontes y elefantes, además de matar a otros animales como los pangolines en Malawi.

El rinoceronte lleva viviendo con nosotros millones de años. Al ritmo actual de la caza furtiva se extinguirá en unos 15 años. En los últimos 100 años ha desaparecido el 98% de su población salvaje.

Todavía podemos salvarlos, aún estamos a tiempo.
Sin ninguna duda el trabajo de Dani es de máximo riesgo, pasión y aventura, y merece todo el respeto y apoyo que podamos brindarle desde España.

Toda la información sobre su trabajo y cómo apoyarlo en la web de la fundación www.tribukifaru.org

Cocinando con Niko López. Little Spain, Nueva York

Desde muy pequeño Nico, madrileño del 91, pasaba mucho tiempo con sus abuelas en Madrid y Santander, siempre muy atento a lo que cocinaban y en cuanto le dejaban, ahí estaba, entre guisos y pucheros. En 1998 trasladan a su padre a Francia, y con 7 años comienza una nueva experiencia en París, que durará 2 años. Paris en 1999 destacaba por su gastronomía, repostería y una amplia oferta gastronómica de cocinas de todo el mundo, por lo que su paladar se multiplicó. La vida familiar cambió sobre todo porque su padre, Adolfo con 40 años, empezó a cocinar, cuando siempre había cocinado su madre, María José. Empiezan los dos a cocinar y se lo pasaban muy bien aprendiendo técnicas de elaboraciones francesas y conociendo nuevos productos. 

En el año 2000 regresan a Madrid, y ya con 10 años, es un niño que le gusta comer, le gusta la cocina y tiene gran inquietud por el mundo gastronómico. Disfruta viendo los programas de cocina del Chef  José Andrés o Canal Cocina. Con 12 años leía los libros de Ferrán Adrià, aunque no los entendía, pero aún así se los leía todos.

A los 11 años ya cocinaba en casa, se había ganado la confianza de sus progenitores, hacía la comidas y cenas de Navidad, Su madre le enviaba al mercado y disfrutaba aprendiendo con los profesionales y los productos que compraba. 

Recién matriculado, en Ingeniería química, a la semana, no siente ninguna motivación y lo deja. A Nico le gustaba la cocina, le gustaba la química en la cocina, la ingeniería en cocina. Un día, su padre le comenta que la Escuela Internacional Vatel, formadora de la élite hotelera mundial, acababa de abrir la primera sede en España. A Nico le gustó mucho la idea, fue a informarse, se matriculó, y allí estuvo 3 años, sin parar, hasta que consiguió el título universitario. Durante la carrera estuvo realizando practicas, 6 meses en Zalacain, y otros 6 en el Fat Duck en Brey, a 30 km de Londres, del famoso chef Heston Blumenthal, que ya contaba con 3 estrellas Michelín y llegó a ser número uno de la lista The Worlds’s 50 Best Restaurants. Allí aprendió ingles, y se inició en la cocina de vanguardia. Regresa a Madrid para continuar los estudios y practicas, esta vez en el departamento comercial de la Terraza del Casino de Paco Roncero y también, por decisión propia, en la cocina. Terminada la carrera, se pone a trabajar con Paco Roncero. Estuvo unos 17 meses en la Terraza, y luego pasó al taller de creatividad con el equipo de I+D. Allí estuvo otro año y medio desarrollando platos y el concepto Sublimotion.  A los 21 años se traslada a Colombia, como jefe de cocina en el proyecto de Paco Roncero en la zona más exclusiva de Bogotá. Allí estuvo 3 años. Con 25 años le llaman del lujoso hotel St Regis, en Washington, para abrir un restaurante de comida española, y así hizo. En esas fechas conoce al Chef José Andrés y a los 3 meses en una comida informal, surge empezar a trabajar en su restaurante MiniBar, 2 estrellas Michelín, en Washington, donde permaneció 2 semanas, hasta que le incorporan al departamento de creatividad y al equipo de desarrollo de Mercado Little Spain en Nueva York, que 2 años después, en marzo de 2019, se inaugura exitosamente, siendo su director culinario. Hoy por la situación generada por el Covid 19, permanece cerrado al público y elaboran 3500 comidas diarias para médicos, enfermeros, bomberos, gente sin techo, etc. en paralelo con la ONG World Central Kitchen.

Cuando se jubile, fecha muy lejana, aún, le gustaría ser feliz rodeado de familia y amigos, emocionando a la gente con la cocina. 

Desde muy pequeño Nico, madrileño del 91, pasaba mucho tiempo con sus abuelas en Madrid y Santander, siempre muy atento a lo que cocinaban y en cuanto le dejaban, ahí estaba, entre guisos y pucheros. En 1998 trasladan a su padre a Francia, y con 7 años comienza una nueva experiencia en París, que durará 2 años. Paris en 1999 destacaba por su gastronomía, repostería y una amplia oferta gastronómica de cocinas de todo el mundo, por lo que su paladar se multiplicó. La vida familiar cambió sobre todo porque su padre, Adolfo con 40 años, empezó a cocinar, cuando siempre había cocinado su madre, María José. Empiezan los dos a cocinar y se lo pasaban muy bien aprendiendo técnicas de elaboraciones francesas y conociendo nuevos productos. 

En el año 2000 regresan a Madrid, y ya con 10 años, es un niño que le gusta comer, le gusta la cocina y tiene gran inquietud por el mundo gastronómico. Disfruta viendo los programas de cocina del Chef  José Andrés o Canal Cocina. Con 12 años leía los libros de Ferrán Adrià, aunque no los entendía, pero aún así se los leía todos.

A los 11 años ya cocinaba en casa, se había ganado la confianza de sus progenitores, hacía la comidas y cenas de Navidad, Su madre le enviaba al mercado y disfrutaba aprendiendo con los profesionales y los productos que compraba. 

Recién matriculado, en Ingeniería química, a la semana, no siente ninguna motivación y lo deja. A Nico le gustaba la cocina, le gustaba la química en la cocina, la ingeniería en cocina. Un día, su padre le comenta que la Escuela Internacional Vatel, formadora de la élite hotelera mundial, acababa de abrir la primera sede en España. A Nico le gustó mucho la idea, fue a informarse, se matriculó, y allí estuvo 3 años, sin parar, hasta que consiguió el título universitario. Durante la carrera estuvo realizando practicas, 6 meses en Zalacain, y otros 6 en el Fat Duck en Brey, a 30 km de Londres, del famoso chef Heston Blumenthal, que ya contaba con 3 estrellas Michelín y llegó a ser número uno de la lista The Worlds’s 50 Best Restaurants. Allí aprendió ingles, y se inició en la cocina de vanguardia. Regresa a Madrid para continuar los estudios y practicas, esta vez en el departamento comercial de la Terraza del Casino de Paco Roncero y también, por decisión propia, en la cocina. Terminada la carrera, se pone a trabajar con Paco Roncero. Estuvo unos 17 meses en la Terraza, y luego pasó al taller de creatividad con el equipo de I+D. Allí estuvo otro año y medio desarrollando platos y el concepto Sublimotion.  A los 21 años se traslada a Colombia, como jefe de cocina en el proyecto de Paco Roncero en la zona más exclusiva de Bogotá. Allí estuvo 3 años. Con 25 años le llaman del lujoso hotel St Regis, en Washington, para abrir un restaurante de comida española, y así hizo. En esas fechas conoce al Chef José Andrés y a los 3 meses en una comida informal, surge empezar a trabajar en su restaurante MiniBar, 2 estrellas Michelín, en Washington, donde permaneció 2 semanas, hasta que le incorporan al departamento de creatividad y al equipo de desarrollo de Mercado Little Spain en Nueva York, que 2 años después, en marzo de 2019, se inaugura exitosamente, siendo su director culinario. Hoy por la situación generada por el Covid 19, permanece cerrado al público y elaboran 3500 comidas diarias para médicos, enfermeros, bomberos, gente sin techo, etc. en paralelo con la ONG World Central Kitchen.

Cuando se jubile, fecha muy lejana, aún, le gustaría ser feliz rodeado de familia y amigos, emocionando a la gente con la cocina.